Entradas con la etiqueta ‘consejos’


Hoy os dejo un artículo que se desmarca un poco de la línea general de este blog que es el bricolaje pero que me ha parecido muy interesante poner por su gran interés y, al fin y al cabo, se trata de hacerlo uno mismo en casa que es lo que nos toca.

Yo ya he perdido la cuenta de los champús que he podido probar pero no consigo un resultado óptimo. Os dejo esta elaboración se champú revitalizante casero.

Antes de comenzar siempre es imprescindible el uso de mascarilla, guantes y gafas protectoras para evitar sustos con los componentes químicos.

En un cazo ponemos 300 ml de agua a calentar sobre el fuego. Rallamos encima una pastilla de jabón neutro, que es el más barato que podemos encontrar en el supermercado, por ejemplo de la marca lagarto. Dejamos en el fuego y sin dejar de remover hasta que el jabón esté totalmente disuelto en el líquido y que srá aproximadamente unos diez minutos.

Retiramos del fuego y agregamos una cucharada sopera con colmo de lauril sulfato de trietanolamina que podemos comprar en droguerías y farmacias por este nombre. Removemos hasta que quede completamente mezclado.

Cogemos un par de hojas de aloe vera de unos 20 cm cada uno que vamos a cortar por la mitad como para preparar un bocadillo y con ayuda de una cuchara extraemos el gel de su interior para ponerlo en otro recipiente.

Añadimos 100 ml de agua y el zumo de un limón pero colado para que no queden impurezas. Por último podemos poner colorante vegetal del color que más os guste y un aceite esencial para dar olor de la fragancia que más os guste.

Juntamos las dos preparaciones y removemos hasta que tenemos todo perfectamente mezclado y ya lo tenemos listo para envasar y etiquetar poniendo la fecha porque nos durará unos tres meses aproximadamente.

Nos vemos en el siguiente artículo y mientras disfrutar de este champú revitalizante casero.

Visto en: blogbricolaje.com

Share

Flor de pascua

Comenzamos hoy una serie de artículos sobre jardinería centrándonos en un principio en el cuidado de las plantas más comunes que podemos encontrar en nuestras casas.

Dado que nos encontramos de lleno en estas fechas navideñas me ha parecido ideal comenzar comentando los aspectos básicos de una planta muy típica de esta época del año, la Flor de Pascua. Se trata de una planta de interior, de origen mexicano, y que nos puede llegar a durar varios años. Es en estas fechas cuando la planta alcanza su máximo esplendor ya que se encuentra en su época de floración.

La floración de esta planta de un rojo intenso hace que sea muy común para regalar en este mes de diciembre y también es bastante común que se marchiten durante el mes de enero debido a la falta o desconocimiento de los cuidados básicos de esta bonita planta.

Las hojas de la Flor de Pascua son de un verde oscuro, aterciopeladas y con los bordes dentados. Éstas se combinan con hojas de color rojo, aunque podemos encontrar otras especies menos conocidas en tonos blancos, amarillentos y rosados.

La floración se produce entre los meses de noviembre hasta enero, y durante este proceso, la planta necesita abundante luz, ya que en ambientes secos y de escasa iluminación comienza a perder las hojas.

Lo ideal es colocar la planta en un lugar con temperatura constante, de entre 16 y 21 grados, y no es conveniente que reciba corrientes de aire.

El riego debe ser abundante durante la floración pero teniendo cuidado de no regar hasta que la tierra esté seca. Hay que tener especial cuidado de no mojar las hojas, especialmente las rojas, porque se pondrían aparecer manchas en las zonas afectadas y decolorarse.

Para finalizar solamente añadir que la época de poda de la Flor de Pascua es en primavera, que es cuando la planta pierde las hojas. Dejaremos los tallos con una medida de entre seis y ocho centímetros y suspenderemos el riego hasta que salgan las nuevas hojas.

Share